septiembre 2011

23 septiembre, 2011

Lolo no me rayes

 Alba (véase foto superior reciente) ya va al Instituto, y lo más destacable es que un chico que se hace llamar Lolo le pinta el brazo izquierdo con un boli Bic. Perdón: “pintar” es un verbo demasiado audaz en este caso. Lolo le hace rayitas.

0
19 septiembre, 2011

VIdas enlatadas

Cierra el penúltimo video-club que quedaba en Premià. Y a mí me da una pena enorme, porque pertenezco a esa raza de dinosaurios fetichistas  (prácticamente extinguida) que se sienten extrañamente próximos a la felicidad deambulando por lo que yo llamo los Grandes Almacenes de Historias: las librerías, las tiendas de comics y, ay, los vídeo-clubs. – Leer más –

0
17 septiembre, 2011

El árbol de la vida

Que a Malick le pusieran Terrence, con dos R, y no Terence, con solo una, debió de ser premonitorio.

0
14 septiembre, 2011

El Everest puede esperar

Todo el mundo sabe que en este país son  muy pocos los que pueden vivir exclusivamente de la literatura. Los restantes nos vemos obligados a compaginar nuestra vocación con un trabajo más o menos digno que nos permite pagar los vicios y las hipotecas. No hay otro remedio, así que, por narices, suele funcionar. En – Leer más –

0
11 septiembre, 2011

Contraste

Es lo que tienen los aeropuertos, en general, y el de Roma-Fiumicino en particular: se mezcla gente de todo tipo.

1
8 septiembre, 2011

Adiós al chicle

Me he pasado toda mi vida enganchado a alguna cosa. Los primeros meses, al pezón materno. Hasta los trece años, al infravalorado arte de morderse las uñas. Luego vino la larga etapa del tabaco en todas sus variedades: cigarrillos negros, rubios, mentolados, sin mentolar, de pipa, puros, lo que fuera con tal de disfrazarme de – Leer más –

0
3 septiembre, 2011

El personaje

Este señor de la foto casi justifica por sí solo nuestro viaje a Roma. Se llama José Miguel Burgui y es un cura de Pamplona que habla como Pepe Rubianes pero sin tacos. Es el guía de las catacumbas más importantes de la ciudad, las de San Calixto, y desde que empieza la visita hasta – Leer más –

0