Pep

El mejor entrenador de la historia del Barça (que es lo mismo que decir de la historia del fútbol moderno) comparece ante los medios y dice:

-Nada, que lo dejo. La culpa es del tiempo.

En ese preciso instante, X, el culé, que ha vivido los últimos cuatro años adorando todo lo relacionado con Pep (su fútbol ziga-zaga, su discurso siempre acertado, el hoyuelo que se le forma en el mentón con barba de tres días) abre los ojos como platos y grita con impotencia:

-Nooooooooooo.

O más, O menos.

Entonces X, el culé, descubre que se encuentra en un callejón de las afueras de una ciudad portuaria que no reconoce (Portland, quizá, suponiendo que Portland tenga puerto, el caso es que es la primera ciudad que le viene a la cabeza). Cuatro tipos con pinta de matones le están dando una paliza. El más alto, que lleva una camiseta sin mangas con una imagen pop art de Lady Gaga en bolas, acaba de romperle un par de dientes con un bate de béisbol. Los otros aprovechan que se ha puesto a cuatro patas (para escupir mejor la sangre y los trocitos de diente incrustados) y se dedican a darle patadas. En las costillas. En la barriga. En la cara. En los huevos. Y X, el culé, ríe por dentro, aliviado. Y piensa:

-Menos mal, joder. Sólo era un puto sueño.

0

Charla en La Zarzuela

-¿Te he comentado que Sofía odia el humo? -pregunta el Rey, pero Mariano, que no atiende a indirectas ni de Dios desde que tiene mayoría absoluta, sigue chupando su puro largo y grueso como un antebrazo.

-Majestad -dice-: he venido a decirle que voy a salvar España. Pero para eso voy a tener que dar por saco a mucha gente. En realidad, a la mayoría de españoles. Los muy pobres, pobres, de clase media y media-alta, básicamente.

-¿Y qué problema hay? Mientras ganemos la Eurocopa…

-¡Es que no puedo esperar tanto! Esa maldita zorra me está presionando. Continuar leyendo “Charla en La Zarzuela”

0

Lectores anónimos

Sant Jordi es uno de los pocos días del año en que los escritores descubrimos qué rostro tienen nuestros lectores. Hasta entonces, podemos imaginarnos cualquier cosa. Yo suelo imaginarme que mis lectores son así… Ya veremos.

0

Quiero todo esto (a la manera de Goytisolo)

(Escrito para el programa de Rosa Badia “Tot és comèdia” de Ràdio Barcelona-Cadena Ser, en su sección de homenaje a José Agustín Goytisolo. Emitido el sábado 14 de abril de 2012)

Quiero dormir doce horas de un tirón y despertarme oliendo a café recién hecho

Quiero casarme cantando en una peli de Bollywood mientras caen pétalos rojos del cielo

Quiero que la policía se disuelva pacíficamente.

Quiero sentirme una persona sana mentalmente aunque no tenga un Iphone

Quiero vivir en un país brillante y no en el páramo mediocre en el que intentan convertirlo

Quiero que me beses como a un desconocido

Quiero batir el récord mundial de los cien metros lisos, cruzar la meta, seguir corriendo y desaparecer.

Quiero que el Barça juegue siempre como ahora

Quiero que Catalunya no sólo se independice de España, sino de Europa: que se arranque de la península, se aleje nadando por el mediterráneo y acabe instalándose en algún lugar con más futuro, entre Japón y New Jersey.

Quiero comerme seis tarrinas de helado de chocolate belga y perder una talla de pantalón

Quiero que Bill Gates se arruine y se tenga que ir a vivir con sus padres

Quiero que construyan la mezquita más grande del mundo justo al lado del Vaticano, para hacerle sombra al Papa

Continuar leyendo “Quiero todo esto (a la manera de Goytisolo)”

0

El Superviernes

Como podéis comprobar, tengo una Biblia en casa. No una de esas Biblias de hotel de peli yanki, tamaño bolsillo, sino a lo grande. La tengo justo al lado de la edición Absolute de “Crisis en tierras infinitas”, la más sublime paja mental sobre superhéroes jamás escrita y dibujada. No es casualidad. Para mí, la existencia de un Dios capaz de crear a un ser humano a partir de una costilla (o un diluvio universal a partir de un ataque de mala leche) es parecida a la existencia de Supermán. Fascinante, pero altamente improbable. Continuar leyendo “El Superviernes”

0

De trailers, amistades y empatía

Lo he dicho más de una vez, pero no me canso: tener amigas como Marta Alonso es un lujo. Ayer, el día que salía a la venta “La vida en siete minutos”, me mandó puntualmente, como regalazo, este fantástico trailer que han realizado ella y su socia de la productora TEIDEES, Sílvia Cortés Xarrié, que es una chica estupenda pero tiene la manía de exigir por contrato que siempre se la cite con los dos apellidos. Echadle un vistazo. Sólo son cuarenta y tantos segundos, pero se nota que está hecho con todo el oficio y cariño del mundo. Gracias, gracias, gracias. Tres veces.

Trailer “La vida en siete minutos”

La casualidad hizo que el mismo día que salía mi libro, Marta y Sílvia estrenaran por la noche, en los cines Verdi Park, el documental en el que han estado dos años trabajando. “Unes altres veus” trata un tema que, de entrada, puede parecer disuasorio para el gran público: el autismo. Y lo hace desde una triple perspectiva:  la del psicoanálisis, la de los padres y la de un caso concreto, Albert, un adolescente que padece síndrome de Asperger y que se acaba erigiendo en el auténtico protagonista de la función.

El resultado es fascinante. Al menos en mi caso, que lo desconocía todo, o casi todo, sobre este mundo. Tuve tiempo de aprender, de emocionarme, incluso de reírme con las alucinantes salidas de Albert. Y, una vez más, pude admirar la puesta en escena niquelada de la peli. ¡Cómo miman todo lo que hacen estas chicas de Teidees!

A la salida, mientras volvía a casa, no tuve más remedio que identificarme con Albert. En concreto, cuando uno de sus amigos le recrimina, de buen rollo, que muchas veces, en mitad de una conversación, se quede callado de golpe. Menos mal que Marta ya me conoce desde hace tiempo. Por eso ni se inmutó cuando me dijo, toda alegre por el éxito del estreno:

-¿Vienes a la fiesta, no? Hay cava.

Y yo salí corriendo.

 

0