50

Pues sí: a lo tonto acabo de cumplir cincuenta y nunca, que yo recuerde, he dejado de ser miope, torpe, ansioso y puntual.

Nunca he tenido un millón de euros. Ni un chalé en la Moraleja.

Nunca he tenido abdominales de gimnasio.

Nunca he sido mordido por un vampiro.

Nunca he sido abducido por los marcianos.

Nunca he conducido un Ferrari llevando de copiloto a una rubia siliconada de las que, de pronto, ríen con la “i” y sueltan su foulard al aire.

Nunca he sobrevolado Manhattan de noche en helicóptero. Nunca he contemplado de cerca las pirámides, el Tahj Majal, las cataratas de Iguazú y el Gran Cañón del Colorado. Nunca me ha gustado hacer maletas.

Nunca he sido Batman.

Seguir leyendo 50

1