Asco de derecha

La derecha da asco en general, pero en España más. Será por esa mierda de transición, tantas veces elogiada, y que a la larga sólo sirvió para que no se juzgara a nadie por sus crímenes de guerra, para que algunos cerdos franquistas siguieran chupando del bote varios lustros más y para que la extrema derecha no necesite más que un partido supuestamente de centro para seguir influyendo en el poder.

La derecha en España da asco, porque cuando está en la oposición miente para llegar al poder; y, cuando ya lo tiene, sigue mintiendo para conservarlo. Pero con más chulería.

El ejemplo más reciente es su actual campaña contra  la Plataforma de afectados por la Hipoteca. Continuar leyendo “Asco de derecha”

1

Aún no (a propósito de Almodóvar)

Andreu me llama para otra cosa y me acaba preguntando lo inevitable, lo que todo el mundo de este mundillo pregunta estos días:

-Ja has vist la de l’Almodóvar? (los catalanes raras veces llamamos a la gente por su nombre de pila. Somos más de apellidos. Decimos Messi, Dalí, Picasso, Miró. Lo de Pedro lo dejamos para la gente más moderna y campechana)

Aún no, le digo (aunque lo digo en catalán, Encara no,porque los catalanes somos así de secesionistas y, cuando alguien nos habla en catalán, solemos responderle en esa lengua).

Acabo de responder eso y pienso en las dos cosas que significan ese Aún: Vergüenza y promesa de redención. Ese Aún es como decir: soy un gusano miserable por no haber ido; pero ojo que pienso ir a verla, te lo juro. Continuar leyendo “Aún no (a propósito de Almodóvar)”

0

Instagrimm

Creo que a los escritores no debería de gustarnos Instagram. En serio.

Lo he visto claro nada más terminar de leer (con retraso, como siempre) “El sentido de un final”, de Julian Barnes. Maravillosa novela sobre las trampas de la memoria, que ya empieza avisando: “Lo que acabas recordando no es siempre lo mismo que lo que has presenciado.”

Eso, para un escritor, es esencial. El poder de reconvertir el suceso más aburrido del mundo en una historia interesante.

Instagram es justo al revés.

Continuar leyendo “Instagrimm”

0

Mi anécdota con el señor Pedrolo

A los diecisiete no era tan imbécil como ahora, pero me esforzaba. En vez de pasarme el verano buscando sexo duro, que es lo más sensato que cualquier ser en su sano juicio puede hacer a esa (y a cualquier) edad, me encerré tres meses con la Olivetti Lettera 35 de mi hermana y escribí de un tirón una novela negra, “No viu aquí”. Eran las  cuatrocientas y pico peores páginas de la historia de la literatura amateur.

Pero mi imbecilidad llegó más lejos.

Continuar leyendo “Mi anécdota con el señor Pedrolo”

0

La puta memoria selectiva

“Me llama joven”, comenta el personaje de Ewan McGregor en la peli de Polanski “El escritor” (y en la astuta novela en la que está basada, “The ghost writer”, traducida aquí como “El poder en la sombra”). Y una de las secretarias del personaje de  Pierce Brosnan sonríe y le contesta que siempre lo hace: recurre al joven cuando no recuerda el nombre de la persona con la que está hablando.

A mí me pasa continuamente y es horrible.

Continuar leyendo “La puta memoria selectiva”

0