20

Pues sí: a lo tonto, el 28 se cumplieron 20 años de mi boda.Con Nana, claro.

El truco está ahí.

Y me pregunta un amigo (P., el que nunca quiere que ponga su nombre): ¿Qué habéis hecho para celebrarlo? (Supongo que esperando una respuesta tipo: “Nada especial…este sábado vamos a cenar algo frugal al Celler de Can Roca” o “Nos vamos una semanita a N.Y. ¡Ah! Y, por supuesto, sobrevolaremos la ciudad de noche en helicóptero” o “Estoy acabando de ligar una zambullida en bolas en las cascadas del Niágara. Con casco, no te preoocupes”)

En vez de eso le digo: “Eeeee…. Pues nos hemos encerrado en la cocina un par de horas y hemos preparado un caldo muy sabroso a cuatro manos”.

Mi amigo me mira desconcertado. Noto que casi le doy lástima. “No, tranquilo, está bien así -añado, intentando tranquilizarlo-.Es que a Alba le encanta el caldo, aunque estemos casi en Junio. Y viene hambrienta del Instituto.”

Acabo de decirlo y me doy cuenta. El día que Nana y yo nos desmelenemos un poquito más la cosa acaba en divorcio. O eso, o nos estalla el marcapasos.

6

El otro currículum

Nací durante una nevada.

A los cuatro años ya leía tebeos. Al principio de Pumby El gatito Feliz, Luego el Din-Dan, Tío Vivo, Pulgarcito, DDT, Mortadelo, Asterix, Lucky Luke, Iznogud, Blueberry… Y Tintín, por supuesto.

Era un crío más bien solitario. Dibujaba y jugaba con mis Madelman. Era feliz así.

A los cinco me escapé de casa, robé un tebeo del quiosco que había en el Camí Ral de Premià de Mar, me escondí en una granja y me quedé dormido entre unas tomateras. Me encontró un guardia civil.

A los seis mi hermana, mi Tusa, me dio un susto de muerte con la dentadura postiza de la abuela Sión.

A los siete me negué a ir al cole de las monjas si no dejaban que me acompañara mi perro Bravo. ¡Y ellas accedieron!

A los ocho hice la comunión con una corbata falsa, de esas que se ponían con una gomita, y al día siguiente mi madre me dejó poner pantalón largo por primera vez.

Luego (seguro que usted sabe de lo que le hablo) todo empezó a ir más deprisa.

Continuar leyendo “El otro currículum”

4

Los planos invisibles

Hay en “Amor” (Michael Haneke, 2012) tres planos que son maravillosos porque no existen. 1) Al principio, cuando los bomberos entran en la casa de Georges y Anne, la vemos a ella en la cama, rodeada de flores. Pero no a él. Luego, al final de la película, comprendemos por qué: mostrar el destino real de Georges habría roto de un hachazo la poesía del desgarrador sueño final, cuando Anne le llama para salir juntos y le dice que coja el abrigo, como si fueran a un concierto. 2) Sucede al final del breve flash-back en el que Georges contempla a Anne tocando el piano. Continuar leyendo “Los planos invisibles”

6

Gatsby y las chonis

Llego diez minutos antes de empezar la peli y las dos adolescentes del asiento de atrás ya han empezado su charla:

-El tío va de enrollado pero es un perroflauta, tía.

-¿Un qué? Querrás decir iaioflauta.

-¿Qué? No lo pillo, tía.

-Iaioflauta. Son los viejos que van a las manis. Es iaioflauta, no perroflauta. ¿De dónde has sacado perroflauta, tía?

-Que te juro que se llama así, tía. Es otra cosa distinta. Los perroflautas no son viejos, son tíos que van rapados.

-No, tía. Eso son… ¿Cómo se llaman? Los que mataban judíos, pero de ahora, tía. Tienen otro nombre seguro.

Continuar leyendo “Gatsby y las chonis”

5

37 anys de diferència

L’Alba acaba de rebre la notícia: és una de les guanyadores del Concurs de redacció que patrocina la Coca-cola. Encara no sabem en quin lloc ha quedat, però ja ha rebut la carta i les invitacions per assistir a l’entrega el 8 de juny.

He recordat la il·lusió que em va fer rebre una carta molt semblant (en castellà, això sí: a la meva època es participava a nivell “nacional”) fa 37 anys. M’he passat una bona estona remenant calaixos i, miraculosament, l’he trobada.

Emociona col·locar-les juntes i veure com la història es va repetint. Els testos s’assemblen a les olles, diu el refrany.

Jo vaig quedar tercer de Catalunya. Ja he avisat l’Alba que, si ho millora, la fotré fora de casa.

O me’n vaig jo. No, de bon rotllo.

6

El post más aburrido del mundo

Buenas.

Cumpliendo órdenes de P., mi anónimo camello informático, procedo a informar A TODOS MIS AMADOS SUSCRIPTORES (menos a uno que me cae como el culo) que, de manera inminente (o sea, ya), la NUEVA dirección de “Diario de un calvo” es la siguiente:

http://www.pepbras.com/_blog

Una vez dentro, deberás escoger entre dos opciones de suscripción:

  1. 1)Vía lector de RSS
  2. 2)Vía mail. Al parecer, esta es la más cómoda, porque te notifica por correo electrónico la aparición de cada nuevo post.

Y hasta aquí mi apasionante papel de muñeco de ventrílocuo (porque, en realidad, quien ha escrito este post es P., el anónimo informático).

Y nada más.

Prometo ser más divertido en mi nueva casa (donde, por cierto, se admiten comentarios, incluso moderadamente soeces)

1

Aviso para suscriptores

Hoy es un día histórico. ¿Por la liga del Barça? ¡No! ¿Por el triunfo de Fernando Alonso? ¡Tonterías!

Gracias a la desinteresada ayuda de un amigo que insiste en permanecer anónimo, y al que llamaremos 3,1416 (PI), esta tarde procederemos a cambiar de imagen esta vieja web que, a lo tonto, ha permanecido inalterable tres años y pico. Una eternidad.

Lo digo porque, entre otras cosas a cual más sugerente (y que tendréis que ir descubriendo porque no pienso enrollarme ahora), la operación lleva implícito un cambio de RSS, con lo que, a partir de mañana, mis miles de millones de suscriptores a este post se verán en en el engorroso trance de tener que cambiarlo si desean seguir disfrutando gratis de tan hilarantes momentos de lectura.

En fin.

Gracias a todos y todas por su infinita paciencia y, más en particular, al generoso 3,1416 por las horas invertidas. No me lo merezco. Bueno, un poco, pero sin exagerar.

Continuar leyendo “Aviso para suscriptores”

7