El pintor del futuro

Mirad con atención esta foto. Es malísima, lo sé, y pido perdón por ello (mi móvil, como cámara, es una patata con flash), pero hay un detalle que me llamó la atención y quería compartirlo con vosotros. Es uno de los muchos cuadros que decoran un outlet de ropa de marca de la calle principal de mi pueblo, Premià. Creo que vale la pena que entrecerréis los ojos un segundo e intentéis descifrar lo que pone justo encima de la firma del pintor. Ya os lo digo yo: “Verano 2014”. Es decir: este hombre se tomó la molestia de viajar en el tiempo (poco, es cierto: apenas unos meses más adelante) para poder usar como modelo unas florecillas rojas que sólo tienen de especial eso: que, a día de hoy, ni siquiera han empezado a brotar. Porque, que yo sepa, justo hoy arranca la primavera. Les falta una estación.

Sólo por este audaz esfuerzo,  el artista se ha ganado mi respeto.

 

3

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.