La derrama

Vivo en una comunidad con muchos bloques y cerca de un centenar de pisos. Eso se traduce en  navajazos en las reuniones de vecinos. Sin embargo, hay temas que se aprueban porque no hay más huevos. Por ejemplo: el pasado año se detectó humedad en la fachada, nos presentaron un informe técnico, varios presupuestos, y  nos tocó pagar un pastón de derrama, seiscientos euros por piso.

Por lo visto, ahora, con lo de Bankia, la torta nos sale todavía más cara: quinientos euros por vecino de esa cada vez más decadente comunidad llamada España. He dicho por vecino, sí, no por familia. Como en casa somos tres, eso son mil quinientos euracos.

A ver.

Vale que estoy en el paro desde diciembre.

Vale que las clases del Instituto de Alba, el año que viene, van a parecer el metro en hora punta.

Vale que si me amputo el pene accidentalmente con algún cachibache de los chinos, da igual que consiga localizarlo a tiempo y lo conserve en hielo, porque de aquí a que me atiendan en urgencias se habrá derretido no solo el hielo del pene, sino hasta el de los polos, y el pedazo de carne amputada estará tan seco que, como mucho, podré usarlo de llavero.

Y vale, incluso, que lo de Bankia representa cinco veces más que todo eso que se han cargado en sanidad y educación, alegremente, los hijos de puta.

Vale.

Trago con todo eso porque soy catalán, y al contrario  de lo que dice el tópico, los catalanes no somos ahorrativos, sino gilipollas (véase el tema Peajes).

Vale.

Pero, como mínimo, podrían convocar una reunión de vecinos y explicarlo, digo yo.

Debería de salir alguien, no digo Rajoy ni Goirigolzarri (Rajoy está muy ocupado retratándose con la Merkel, el Obama y el Hollande, y Goirigolzarri   debe de estar aún más ocupado confesándose por haber dicho que Rato y sus predecesores son poco menos que unos cracks), aunque fuese un técnico bajito y anónimo,  y en un mensaje televisado en hora de máxima audiencia (propongo poco antes de un partido de La Roja, que tiene huevos que se llame así, rollo La Pasionaria) explicarnos de un modo pedagógico, como si fuéramos Dummies (que lo somos) por qué es tan imprescindible reparar esa “humedad”.

Eh, que si hace falta repararse, se repara. Si conviene, renuncio a una comida al día por el bien colectivo.

Pero que alguien me lo explique bien, con gráficos en powerpoint y tal.

Es lo que suele hacerse en las comunidades serias.

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.