Recordando a Goytisolo (Extended version Diciembre 2014)

Quiero dormir doce horas de un tirón y despertarme oliendo a café recién hecho

Quiero casarme cantando en una peli de Bollywood mientras caen pétalos rojos del cielo más luminoso del mundo

Quiero que la policía se disuelva pacíficamente

Quiero correr por los pasillos del Gran Hotel Budapest guiado por la voz de mi sistema operativo Samantha

Quiero sentirme una persona sana mentalmente aunque no tenga un Iphone último modelo

Quiero vivir en un país brillante y no en el páramo mediocre en el que intentan convertirlo

Quiero que me beses como a un desconocido

Quiero batir el récord mundial de los cien metros lisos, cruzar la meta y seguir corriendo hasta desaparecer

Quiero que el Barça juegue (y gane, a ser posible) siendo el Barça que queremos

Quiero un Drambuie en una copa con un cubito de hielo

Quiero que todos los Bill Gates del mundo se arruinen de golpe y se tengan que buscar la vida a los cincuenta y pico (¡Ja!)

Quiero hablar de libros y pelis que me gustan en un spa con Natalie Portman

Quiero que Catalunya no sólo se independice de España, sino de todo lo que la oprime, que se arranque de la península, se aleje nadando por el mediterráneo y acabe instalándose en algún lugar con más futuro, entre New Jersey y Urano

Quiero zamparme una tarrina de litro de Häagen-Dazs de chocolate belga y perder una talla de pantalón

Quiero que construyan la mezquita más grande del mundo al lado del Vaticano, para hacerle sombra al Papa

Quiero ir a Las Vegas y hacer saltar la banca

Quiero que la banca salte sin que yo vaya a Las Vegas

Quiero soñar que paso mi vida real volando y que cuando sueño tengo los pies en el suelo

Quiero que la televisión mejore a las personas

Quiero que Aznar se rompa haciendo abdominales, y a ser posible con efectos retroactivos

Quiero que mis pedos huelan bien y sean insonoros

Quiero que a los racistas se les pinte una M en la espalda cada vez que dicen “y conste que no soy racista”

Quiero visitar con el corazón en un puño la casa-museo de Norman Rockwell

Quiero que mañana, al levantarme, encuentre una nota de despedida del pelo de mi cara, de mis sobacos y de mis orejas: “Te dejo para siempre, ingrato”

Quiero tener el don de teletransportarme con un chasquido de dedos

Quiero que El Joker gane a Batman y el Coyote al Correcaminos

Quiero disfrazarme tan bien que ni yo me reconozca

Quiero ser el regalo perfecto en Navidad, el primer beso, el orgasmo, tu silencio

Quiero que Harry y Sally sigan siendo solo amigos

Quiero seguir haciendo el tonto con mi hija a la mínima ocasión

Quiero tener un botón que convierta las armas teledirigidas en escuelas y hospitales y las centrales nucleares en rosas y libros de Sant Jordi

Quiero ver a un grupo de cardenales gordos con liguero cantando YMCA en la Fiesta del orgullo gay

Quiero viajar atrás en el tiempo y escribir Las mil y una noches

Quiero ser Coppola rodando El padrino

Quiero que me regalen un loro que sepa estar callado cuando le conviene

Quiero cantar What the wonderful world como Louis Armstrong

Quiero bailar por el techo com Fred Astaire

Quiero ser el niño que leía a Tintín por primera vez

Quiero jugar con mi padre cuando aún era mi padre

Quiero vivir en la calle Tom Waits esquina Bach

Quiero comprarme minutos en Amazon

Quiero comerme una paella lejos de la playa

Quiero cerrar los ojos sabiendo que tú estás conmigo

Quiero que mis amigos no cambien jamás, ni yo tampoco

Quiero ser Groucho con su bigote pintado

Quiero ser Django Reinhardt tocando en un funeral de New Orleans

Quiero ser Glenn Gould sentado en su silla recortada 8 centímetros

Quiero escribir la novela perfecta y retirarme a descansar hasta el fin de mis días como el hombre más vago que jamás haya existido

Quiero hablar más lento y vivir mucho más rápido

Quiero querer cada vez más, y que me quieran en consecuencia.

Quiero todo esto

Yo no puedo seguir viviendo así

Es una decisión irrevocable.

1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.