Niño raro

Mirad el dibujito que acabo de encontrar mientras fingía ordenar papeles para que mi mujer no creyera que cruzar la puerta de mi despacho provoca Síndrome de Diógenes.

Es un auténtico fósil: boli bic azul, libreta a cuadros. Lleva fecha: 1975. Es decir, lo hice con doce o trece años, más o menos la edad que tiene ahora mi hija. Cuando le cuento a Alba que fui un niño raro acostumbra a creerme (sólo hay que verme ahora), pero sospecho que no hasta este punto. Yo veo a un chaval de doce años dibujando monigotes como este  y corro a comprarme una pistola de dardos tranquilizantes para gorilas. Eso, para empezar.

Luego le pregunto si está bien.

Y nada, aquí estoy.

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.