Lolo no me rayes

 Alba (véase foto superior reciente) ya va al Instituto, y lo más destacable es que un chico que se hace llamar Lolo le pinta el brazo izquierdo con un boli Bic. Perdón: “pintar” es un verbo demasiado audaz en este caso. Lolo le hace rayitas. Muchas. Entre siete y una docena. De unos cinco centímetros cada una. Todos los días, de lunes a viernes. Siempre en el brazo izquierdo, el derecho lo deja inmaculado. Y lo peor: Alba se deja. ¿Y se deja porque Lolo la duerme cinco minutos antes echándole potentes narcóticos en el zumito del desayuno? No. Porque, al parecer, dejarse putear el brazo forma parte del buen rollete estudiantil. Es cool.

Y aquí hago una breve pausa para tomar aire frente a mi jardín bonsai.

Ya.

A ver, no perdamos los nervios por una tontería. A lo mejor es  normal que alguien que tiene los santos huevos de responder “Lolo” cuando le preguntan por su nombre, sienta la imperiosa necesidad de llamar la atención de un modo que, a mi modesto entender, resultaría muy gracioso para un periquito adiestrado, pero  que es como mínimo decepcionante para un ser humano que no ha sufrido una lobotomía reciente.

Pero insisto: a lo mejor es normal.

A lo mejor se trata de algo vocacional-premonitorio, y de mayor Lolo se ganará la vida comerciando con rayitas.

Matemos este tema. Punto y aparte.

La otra gran novedad del Insti es un flamante compañero de pupitre. Se llama Álvaro (de ahí que Alba y él se sienten juntos: los colocan por orden alfabético), y al parecer habla muy poco. En quince días, lo único que ha dicho es que es del Real Madrid y que los independentistas catalanes le dan rabia.

Alba aquí estuvo muy rápida:

-Mira, Álvaro -le dijo-: como vamos a tener que soportarnos todo el curso, te propongo que nunca hablemos de fútbol ni política.

Y Álvaro calló, y quien calla otorga.

En fin. Solo espero que Álvaro no se apunte a la moda de Lolo y empiece a llenar el brazo libre de mi niña con rayitas rojigualdas.

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.