Aún no (a propósito de Almodóvar)

Andreu me llama para otra cosa y me acaba preguntando lo inevitable, lo que todo el mundo de este mundillo pregunta estos días:

-Ja has vist la de l’Almodóvar? (los catalanes raras veces llamamos a la gente por su nombre de pila. Somos más de apellidos. Decimos Messi, Dalí, Picasso, Miró. Lo de Pedro lo dejamos para la gente más moderna y campechana)

Aún no, le digo (aunque lo digo en catalán, Encara no,porque los catalanes somos así de secesionistas y, cuando alguien nos habla en catalán, solemos responderle en esa lengua).

Acabo de responder eso y pienso en las dos cosas que significan ese Aún: Vergüenza y promesa de redención. Ese Aún es como decir: soy un gusano miserable por no haber ido; pero ojo que pienso ir a verla, te lo juro.

Debe de ser cojonudo llegar a ese status. Lo digo sin envidia, como constatando lo evidente.

Debe de ser cojonudo que hagas lo que hagas, le mole o no a la gente el tema que has escogido, el trailer, la pinta en general de tu peli, tenga que ir a verla por huevos, porque tu obra se ha convertido en trending topic social.

En la foto estoy con Almodóvar el día del preestreno para la prensa de “Mujeres al borde de un ataque de nervios”.

Le gustó mi camisa.

Me propuso  que se la diera, que hiciéramos un intercambio de prendas ahí mismo.

Me lo tomé como lo que era, una broma, le reí la gracia y seguí con la entrevista.

Eso fue hace 25 años. Uno o dos días antes de que Almodóvar empezara a convertirse en un fenómeno de masas.

Aún no lo era. Mi suegra no lo conocía, para entendernos.

Yo aún conservo la camisa.

Y veinticinco años más tarde, aún no he oído a nadie comentar:

-Ja has llegit l’últim del Bras?

-Encara no.

Mierda.

Supongo que debería de haberle cambiado la camisa. Algo se me habría pegado.

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.