Felices renos voladores

Me encanta Norman Rockwell. Incluso antes de que les gustara a los hermanos Coen. Sus obras tienen  el don de captar una historia en un instante. La personalidad del sujeto retratado por su expresión. Y encima, nos hacen sonreír. Caravaggio también me encanta, pero es un pelo más serio.

Así que venga: ahí va “El descubrimiento” de  Rockwell como postal navideña.

Con ella os deseo lo mejor: soñad con renos voladores y  conseguiréis que existan. Prohibido dudarlo.

Si no es este año, el 2012.

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.