Prodigioso Zenet

Advierto que este blog va a batir el Guinness de elogios entusiastas en menor espacio. Pero el tipo se lo merece. Hablo de Zenet, Toni Zenet, este croonermalagueño que con solo dos discos a la espalda (“Los mares de china” y “Todas las calles”) ya se ha convertido en uno de los grandes Artistas del panorama musical. Artista, no cantante. Son muchos los que se atribuyen el título, y pocos los que lo merecen. Desde ayer por la noche, Zenet, para mí, es Toulousse Lautrec, es Gene Kelly, es García Márquez, Tom Waits y, por supuesto, Frank Sinatra. Lo demostró en su íntimo y espectacular directo en La Faktoria d’Arts de Terrassa (uno de los dos conciertos que ha dado en Catalunya, el otro fue en L’Hospitalet). En el escenario, Zenet se transforma desde el primer acorde de la mágica, polivalente, guitarra de José Taboada. Retuerce sus manos siguiendo el impecable contrabajo de Lucho Aguilar. Le pide más y más con todo su cuerpo a la desgarradora trompeta de Manuel Machado. En directo, Zenet no solo canta a la perfección los temas de sus discos. Los recrea. Ríe, llora, vibra, aúlla, siente las letras de Javier Laguna. Las defiende como un padre defiende a un hijo, con el alma en la mano y el corazón en la garganta. Se mete al público en el bolsillo, lo convierte en cómplice, en coro, lo dirige, lo mima, lo acaricia. A la salida, los pocos que pudimos gozar de esos trepidantes noventa minutos, de esa película made in Zenet, seguro que pensábamos: extraño país este, donde enanos como Bisbal llenan estadios, y gigantes como Zenet siguen pasando de puntillas por donde quiera que ofrecen su Arte. Esa fue nuestra jornada de reflexión. Gracias por el regalo.

Y música, maestro…

Zenet: «Soñar contigo»

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.